PIEL GRASA: TODO LO QUE TENÉS QUE SABER

05 Mar , 2020

Una de las preocupaciones clásicas de la cosmética es la hipersecreción de sebo. Si bien la piel brillosa es tendencia y la moda de la piel mate quedó atrás, cuando la secreción de sebo es excesiva suele causar incomodidad y una autopercepción menos favorable. Además, está estrechamente vinculada a la aparición de poros dilatados, puntos negros y acné. Solo en Uruguay, hay 680 búsquedas mensuales en Google sobre “piel grasa”, mientras que en Chile alcanzan las 7.500 y en Argentina las 21.000. 

Dar con un tratamiento indicado suele ser un desafío y esto es porque la secreción de sebo se ve influenciada por muchísimos factores (el clima, las hormonas, la alimentación, el stress). Sin embargo, hay varias opciones terapéuticas que se pueden probar, tanto tópicas (para aplicar sobre la piel) como sistémicas (vía oral). 

Dentro de las opciones tópicas, se encuentran nuestro Booster VIT-B3/Zn2+ y el Tónico Exfoliante SA Diario. Además, evitar limpiadores agresivos es otra de las bases del tratamiento para balancear pieles grasas, por lo que nuestro Limpiador con tensoactivo no iónico y pH fisiológico es ideal. ;)

En el post de hoy, todo para #SkintellectualsTCL sobre pieles grasas, formación del sebo, regulación de su secreción y opciones de tratamiento.

Glándulas sebáceas: anatomía y localización

Las glándulas sebáceas se encuentran en la dermis (segunda capa de la piel), adjuntas a los folículos pilosos (las “fábricas” del pelo). Juntos, componen las Unidades Pilosebáceas, donde también se encuentra el músculo erector del pelo (el responsable de la “piel de gallina”) y, a veces, la salida de las glándulas sudoríparas1,2

Las glándulas sebáceas varían en tamaño y las grandes son lobuladas3. Se comunican con el folículo por un ducto mediante el cual secretan el sebo que producen hacia el exterior. El sebo cubre al pelo y se vierte sobre la superficie de la piel a través del poro por el que el pelo se abre paso al exterior1,2. Esto vale para la piel de todo el cuerpo, salvo para las palmas de las manos y las plantas de los pies, que no cuentan con Unidades Pilosebáceas4,5

Las glándulas sebáceas se encuentran mayoritariamente en el cuero cabelludo y en la cara, con una densidad de 400-900 glándulas/cm2 de piel. Otros lugares de alta densidad son el pecho y la espalda6. 

¿Cómo se forma el sebo?

Las células que componen a la glándula sebácea y producen el sebo se llaman sebocitos. Los sebocitos se originan a partir de células madre que están en la periferia de la glándula, y se van diferenciando a medida que avanzan hacia el centro de la misma. Esta diferenciación implica que se van llenando de gotas de lípidos (grasa) en su interior. Al llegar al centro de la glándula, los sebocitos llenos de lípidos sufren necrosis, es decir, se mueren y se degeneran. Así, el sebo queda conformado por los lípidos que estaban dentro de los sebocitos y por los restos de los sebocitos degenerados. El sebo producido es vertido hacia el conducto por el que sale el pelo al exterior y alcanza así la superficie de la piel1,7.

El tránsito de los sebocitos desde la periferia hasta su necrosis dura de 7 a 14 días. A este tipo de secreción que incluye la muerte de las células que producen la sustancia secretada se le llama secreción holocrina1,7.

¿Qué cantidad de sebo producimos?

El promedio para los adultos es de 1 mg cada 10cm2 de piel cada 3 horas, siendo la frente el lugar de mayor producción de todo el cuerpo2.

Un dato interesante es que este promedio se ve disminuido en personas que refieren tener piel seca, en quienes es de 0,5 mg. Por el contrario, quienes tienen un promedio de secreción mayor a 1,5 mg suelen padecer condiciones como piel grasa, acné, poros dilatados y dermatitis seborreica2,8.

¿Cómo varía la secreción de sebo a lo largo de la vida?

Las glándulas sebáceas están activas desde la vida intrauterina (donde son estimuladas por las hormonas maternas que atraviesan la placenta) y son protagonistas durante el nacimiento: secretan parte del vernix caseoso, que es la sustancia blanquecina que recubre al bebé. Luego, cesan su actividad durante la niñez y la retoman en la adolescencia, cuando alcanza su máximo1. Su actividad vuelve a descender durante la vida adulta, y se reduce a un 40 % alrededor de los 60 años en las mujeres y de los 70 años en los hombres9,10.

¿Qué contiene el sebo? 

Es una sustancia clara-amarillenta compuesta por1:

  • 41 % triglicéridos, con propiedades antibacteriales y antiinflamatorias11. Vale aclarar que los del interior de la glándula no son los mismos que los de la superficie de la piel, ya que la microbiota los va consumiendo1,4
  • 26 % ésteres de cera, producidos exclusivamente por las glándulas sebáceas1,4.
  • 16 % ácidos grasos libres1,4, de los cuales el Ácido Sapienico es el principal antimicrobiano de la superficie de la piel5,11
  • 12 % Escualeno, un lípido antioxidante, emoliente y reparador12,13, que también se produce exclusivamente por las glándulas sebáceas1,4.
  • 4,5 % Colesterol y ésteres de colesterol1,14.

Vale aclarar que, al llegar a la superficie de la piel, el sebo se mezcla con otros lípidos del Stratum Corneum (ceramidas, etc.)5

¿De qué sirve el sebo?

Esta es una pregunta controversial. Por un lado, se le adjudican varias funciones importantes:

  • Impermeabilizar la piel1
  • Mantener su tan importante pH ácido (o “manto ácido”)15 
  • Tener acción antimicrobiana, participando de la inmunidad1,11 
  • Fortalecer la barrera de la piel, sumando hidratación1
  • Prevenir daño y fotoenvejecimiento, gracias a los antioxidantes que lo componen2 (de hecho, se plantea que esto explica por qué las zonas laterales de la frente tienen arrugas más marcadas que el centro, donde la producción de sebo es mayor16)
  • Regular la temperatura corporal, actuando en sinergia con las glándulas sudoríparas (cuando hace calor, el sebo mantiene al sudor sobre la piel por más tiempo, para que cumpla su función de enfriar; cuando hace frío, el sebo aumenta su contenido de lípidos17,18)

Sin embargo, y pese a la evidencia a favor de la participación del sebo en todos estos procesos, su misión no está del todo comprendida. El hecho de que los niños vivan bien sin sebo y que las palmas y las plantas de los pies puedan prescindir de él, genera dudas sobre cuán necesario y realmente beneficioso es1,6.

¿Qué factores inciden en la producción de sebo?

Son muchos los factores que inciden y por eso su producción es muy variable de persona a persona. 

  • Andrógenos: Las hormonas “masculinas” promueven la diferenciación de los sebocitos, su progresión hacia la necrosis y, por ende, la secreción de sebo1,2. Por eso, los hombres suelen tener piel más grasa que las mujeres9,19. Algo interesante es que los andrógenos son producidos, en parte, por los propios sebocitos4
  • Progesterona: En las mujeres, la producción de sebo aumenta durante la ovulación por un incremento en los niveles de progesterona9. Los métodos anticonceptivos hormonales no combinados (solo de progesterona) también pueden exacerbar pieles grasas20,21. Podés leer todo sobre los efectos de las hormonas sexuales en la piel en nuestro post Ciclo menstrual y anticonceptivos: sus efectos en la piel.  
  • Embarazo y lactancia: Durante el embarazo y la lactancia, aumenta la producción de sebo, dado el aumento de las hormonas progesterona y prolactina, respectivamente1
  • Alimentación: Dietas altas en alcohol, azúcar, lácteos y carne empeoran piel grasa, mientras que las dietas altas en fibra, frutas y verduras la mejoran2.  
  • Edad: La máxima secreción de sebo se da entre los 15 y los 35 años de edad2,22.
  • Etnia: Las pieles negras tienden a secretar una mayor cantidad de sebo que las de otros grupos étnicos2.
  • Clima: A mayores temperaturas y a mayor humedad ambiental, mayor es la producción de sebo. Se plantea que por cada grado (°C) que aumenta la temperatura, la cantidad de sebo aumenta un 10 %2,9. 
  • El hipertiroidismo en mujeres se asocia con un aumento en la producción de sebo. Se presume que en hombres no se evidencia este aumento porque queda enmascarado por el que ya producen los andrógenos (como la testosterona)1.
  • El stress emocional contribuye con la producción de sebo y con la exacerbación de condiciones como dermatitis seborreica y acné1.
  • El sistema endocannabinoide también participa de la regulación de la producción de sebo. Mientras los endocannabinoides promueven su producción, se plantea que el CBD (un fitocannabinoide) podría reducirla1. Sin embargo, es un activo que continúa en estudio. Podés leer todo sobre los derivados del Cannabis en cosmética en el post Cannabis: ¿deberías incluirlo en tus cosméticos?

Problemas relacionados con la producción de sebo

El sebo puede generar complicaciones por su cantidad y su composición.

  • Cantidad: Cuando su cantidad es excesiva, genera la sensación de disconfort típica de la “piel grasa”8 (aunque, afortunadamente, cada vez se busca más tener una piel luminosa y dewy). 
  • Composición: Alteraciones en la composición del sebo se vinculan con diferentes condiciones de la piel, como rosácea, psoriasis y acné1.

Sebo y poros dilatados

La hipersecreción de sebo es la principal causa de poros dilatados en la zona T23. Podés leer más sobre el tema en nuestro post Poros dilatados: lo que tenés que saber.

Sebo y acné

Las áreas del cuerpo con mayor densidad de Unidades Pilosebáceas son las más propensas a padecer acné (rostro, pecho, espalda)9. El acné es una enfermedad inflamatoria de la Unidad Pilosebácea24, que se origina a causa de tres factores25:

  • Hipersecreción de sebo
  • Queratinización anormal (que resulta en el taponamiento de los poros y la acumulación de sebo)
  • Colonización del poro tapado por la bacteria Propionibacterium acnés

Es decir, la producción aumentada de sebo es condición necesaria pero no suficiente para que se desencadene el acné. Conocé todo sobre este tema en nuestro post Todo lo que tenés que saber sobre acné.

Un dato interesante es que las unidades pilosebáceas que contienen pelos gruesos (como las del cuero cabelludo) están “protegidas” contra el acné. Esto es debido a que el pelo ocupa todo el espacio de salida del conducto, por lo que impide la acumulación de sebo a dicho nivel y la posterior infección por la bacteria P. acnes4.

Sebo y rosácea

El sebo de las pieles con rosácea contiene una menor cantidad de lípidos que favorecen la función de barrera de la piel11. Por eso, la misma se encuentra más vulnerable a estímulos que para otras pieles son inocuos. Podés leer más sobre el tema en nuestro post Todo sobre rosácea.

Sebo y psoriasis

Las lesiones de psoriasis contienen glándulas sebáceas atróficas (reducidas) y su sebo tiene características particulares, que se correlacionan con la severidad de la psoriasis (niveles elevados de fosfolípidos, colesterol, etc.)11.

Tratamiento de pieles grasas

Quienes tienen piel grasa saben que balancear la producción de sebo no siempre es sencillo. Sin embargo, existen varias opciones de tratamiento que se pueden probar9.

Tópicos (aplicados directamente sobre la piel)

  • Retinoides: Los derivados de la Vitamina A (Retinol, Adapaleno, Tretinoína) son bien conocidos por normalizar el funcionamiento y la composición de la piel. Reducen la producción de sebo, enlenteciendo la progresión de los sebocitos hacia la necrosis9. Podés conocer nuestro Retinol disuelto en Escualano en nuestro Booster RETIN-E (por el momento, producto solo disponible en Uruguay).
  • Niacinamida: Sinónimo de Vitamina B3 y ¡una de las estrellas para tratar pieles grasas! Si bien los mecanismos mediante los cuales balancea la secreción de sebo no están bien esclarecidos, los resultados favorables ya se aprecian a partir de las 2 semanas de tratamiento a concentraciones de 2 % o más. En TCL formulamos nuestra Niacinamida al 10 % junto a Gluconato de Zinc (otro activo seborregulador26) en nuestro Booster VIT-B3/Zn2+ 9,27.
  • Ácido Salicílico: Disminuye la producción de sebo, es antiinflamtorio y, por ser lipofílico, limpia y refina poros. Es uno de los mejores aliados de quienes tienen piel grasa. Encontrá a este activo en nuestro Tónico Exfoliante SA Diario28.
  • Té verde: Además de ser antioxidante y de ayudar a prevenir daño, se ha demostrado que también ayuda a balancear pieles grasas9.
  • Aceite de Argán: Balancea la producción de sebo en pieles grasas, además de hidratar, reparar y fortalecer la barrera de la piel29. Encontrá a este ingrediente eco-certificado de cultivo orgánico en nuestra Hidratante para piel seca.
  • L-carnitina: Aplicada tópicamente al 2 % ha demostrado balancear la producción de sebo9.
  • Alfahidroxiácidos o AHA (Ácido Glicólico, Ácido Mandélico): Disminuyen la producción de sebo, además de ser queratolíticos y beneficiar a pieles acneicas30. Encontrá a estos AHA en nuestros Tónicos Exfoliantes GA y MA

Tratamientos sistémicos (vía oral)

  • Retinoides: El derivado de la Vitamina A para uso por vía oral es la Isotretinoína, más conocida como Roacutan®. De entre todas las opciones, esta es la que más reduce la producción de sebo (¡la reduce hasta en un 90 %!). Así, este tratamiento indicado por especialistas para acné tiene como efecto adverso que reseca y descama la piel. Por este y otros motivos, requiere seguimiento estricto por dermatólogo (y está prohibido su uso durante el embarazo)9,31.
  • Espironolactona y anticonceptivos orales combinados: Por ser antiandrogénicos (reducir los niveles circulantes de las hormonas “masculinas”) disminuyen la producción excesiva de sebo. Ambos deben ser recetados y controlados por un médico9. Podés leer más sobre anticonceptivos y piel en nuestro post Ciclo menstrual y anticonceptivos: sus efectos en la piel.

Otros tratamientos

  • Botox®: Se está posicionando como una buena opción terapéutica para la hipersecreción de sebo, pero aún está pendiente esclarecer su mecanismo de acción y la dosis indicada para los casos de pieles grasas2,9.
  • Las terapias de luz y láser también puede ayudar9.

Tips para pieles grasas de la Academia Americana de Dermatología

  • Lavá la cara con un jabón gentil que no agreda la barrera de la piel32. Usar jabones agresivos solo promoverá la producción de ¡aún más sebo33! Conocé nuestro Limpiador libre de SLS con pH fisiológico (pH 5,8), que limpia respetando la integridad de la barrera de la piel, sin dejarla tirante. ;) 
  • Evitá los productos con fragancia y alcohol33.
  • Evitá los scrubs, que pueden irritar tu piel33.
  • Elegí productos que aclaren ser no comedogénicos32,33.
  • Aunque no sientas que tu piel se reseca, recordá hidratarla a diario. Por la mañana, elegí una hidratante con protector solar33.
  • Si te maquillás, elegí maquillaje a base de agua y no de aceite33.
  • Durante el día, podés presionar tu rostro suavemente con toallitas de papel para absorber el exceso de sebo33.

¡Esperamos que haya sido útil! ¡Estamos a disposición por cualquier consulta!

The Chemist Look Team

  1. Clayton RW, Langan EA, Ansell DM, Vos IJHM, Göbel K, Schneider MR, et al. Neuroendocrinology and neurobiology of sebaceous glands. Biol Rev Camb Philos Soc. 2020 Jan 22.  
  2. Shuo L, Ting Y, KeLun W, Rui Z, Rui Z, Hang W. Efficacy and possible mechanisms of botulinum toxin treatment of oily skin. J Cosmet Dermatol. 2019 Apr;18(2):451-457.
  3. Kure, K., Isago, T., & Hirayama, T. (2015). Changes in the sebaceous gland in patients with male pattern hair loss (androgenic alopecia). Journal of Cosmetic Dermatology, 14(3), 178–184.
  4. Shannon JF. Why do humans get acne? a hypothesis. Medical Hypotheses. 2019; 134.
  5. Ludovici M, Kozul N, Materazzi S, Risoluti R, Picardo M, Camera E. Influence of the sebaceous gland density on the stratum corneum lipidome. Sci Rep. 2018; 8: 11500.
  6. Marks JG, Miller JJ. Lookingbill and Marks' Principles of Dermatology (Sixth Edition). Elservier, 2019.
  7. Chu DH, Loomis CA. Fetal and Neonatal Physiology (Fifth Edition). Elservier, 2017.
  8. Schaller M, Plewig G. Structure and function of eccrine, apocrine, and sebaceous glands. In: Bolognia JL, Jorizza JL, schaffer JV, editors. Dermatology. 3rd ed. Elsevier; 2012. 539 pp.544 pp.
  9. Endly DC, Miller RA. Oily Skin: A review of Treatment Options. J Clin Aesthet Dermatol. 2017 Aug; 10(8): 49–55.
  10. Jung HJ, Ahn JY, Lee JI, et al. Analysis of the number of enlarged pores according to site, age, and sex. Skin Res Technol. 2018;00:1–4.
  11. Lovászi M, Szegedi A, Zouboulis CC, Törőcsika D. Sebaceous-immunobiology is orchestrated by sebum lipids. Dermatoendocrinol. 2017; 9(1): e1375636.
  12. Kostyuk V, et al. Photo-Oxidation Products of Skin Surface Squalene Mediate Metabolic and Inflammatory Responses to Solar UV in Human Keratinocytes. PLoS One, vol. 7, no. 8, pp. 1–11, 2012.
  13. Kim SK, Karadeniz F. Biological Importance and Applications of Squalene and Squalane, 1st ed., vol. 65. Elsevier, 2012.
  14. M. Picardo, M. Ottaviani, E. Camera, A. Mastrofrancesco. Sebaceous gland lipids. Dermatoendocrinol. 2009 Mar-Apr; 1(2): 68–71.
  15. Ali SM, Yosipovitch G. Skin pH: from basic science to basic skin care. Acta Derm Venereol. 2013 May;93(3):261-7.
  16. Tamatsu Y, Tsukahara K, Sugawara Y, Shimada K. (2015). New finding that might explain why the skin wrinkles more on various parts of the face. Clinical Anatomy, 28(6), 745–752.
  17. Zouboulis CC. (2004). Acne and Sebaceous Gland Function. Clinics in Dermatology 22 (5): 360-366.
  18. Porter AM (2001). Why do we have apocrine and sebaceous glands?. J R Soc Med 94 (5): 236-7.
  19. Kim M.K, Patel R.A, Shinn A.H, et al. Evaluation of gender difference in skin type and pH. J Dermatol Sci. 2006;41:153-156.
  20. Raghunath RS, Venables ZC, Millington GW. The menstrual cycle and the skin. Clin Exp Dermatol. 2015 Mar;40(2):111-5.
  21. Tyler KH, Zirwas MJ. Contraception and the dermatologist. J Am Acad Dermatol. 2013 Jun;68(6):1022-9.
  22. De Melo MO, Maia Campos. (2018). Characterization of oily mature skin by biophysical and skin imaging techniques. Skin Research and Technology, 24(3), 386–395.
  23. Jung HJ, Ahn JY, Lee JI, Bae JY, Kim HL, Suh HY, Youn JI, Park MY. Analysis of the number of enlarged pores according to site, age, and sex. Skin Res Technol. 2018 Aug;24(3):367-370.
  24. Tuchayi SM, et al. Acne vulgaris. Nat. Rev. Dis. Prim. 1, 15029 (2015).
  25. Dréno, B. What is new in the pathophysiology of acne, an overview. J. Eur. Acad. Dermatology Venereol. 31, 8–12 (2017).
  26. Brandt S. The clinical effects of zinc as a topical or oral agent on the clinical response and pathophysiologic mechanisms of acne: a systematic review of the literature. J Drugs Dermatol. 2013 May;12(5):542–5.
  27. Draelos ZD, Matsubara A, Smiles K. The effect of 2% niacinamide on facial sebum production. J Cosmet Laser Ther. 2006;8:96–101.
  28. Lu J, Cong T, Wen X, Li X, Du D, He G, Jiang X. Salicylic acid treats acne vulgaris by suppressing AMPK/SREBP1 pathway in sebocytes. Exp Dermatol. 2019 Jul;28(7):786-794.
  29. AR Vaughn, AK Clark, RK Sivamani, VY Shi. Natural Oils for Skin-Barrier Repair: Ancient Compounds Now Backed by Modern Science. Am J Clin Dermatol. 2018 Feb;19(1):103-117.
  30. Kim, S. J., Baek, J. H., Koh, J. S., Bae, M. I., Lee, S. J., & Shin, M. K. (2015). The effect of physically applied alpha hydroxyl acids on the skin pore and comedone. International Journal of Cosmetic Science, 37(5), 519–525.
  31. Hong JY, Park SJ, Seo SJ, Park KY. (2020). Oily sensitive skin: A review of management options. Journal of Cosmetic Dermatology.
  32. Goodman G. Cleansing and Moisturizing in Acne Patients. Am J Clin Dermatol 2009; 10 Suppl. 1: 1-6.
  33. American Academy of Dermatology. How to control oily skin. Disponible en: aad.org/public/everyday-care/skin-care-basics/dry/oily-skin

Comentarios