MELASMA: QUÉ HACER CON LAS MANCHAS REBELDES

26 Sep , 2017
Si hay un tema sobre el que nos preguntan un montón, es el de las manchas. Y, sobre todo, del melasma: esa hiperpigmentación rebelde que sale generalmente por exponernos mucho al sol o durante el embarazo. Suele ser molesto y, además, es difícil de tratar y tiende a salir de nuevo. Si bien el melasma continúa siendo un desafío terapéutico, hay un montón de opciones de tratamiento. Hicimos una revisión sobre el tema y todo lo que se puede hacer para prevenirlo (ideal) o combatirlo. ;)

¿Qué es el melasma?

Es la aparición de manchas debido a un aumento de la actividad de los melanocitos (células productoras de la melanina, el pigmento de la piel). Suelen ser simétricas, de bordes irregulares y aparecer generalmente en el rostro. Es más frecuente en las mujeres y, dentro de estas, en las de piel más oscura (Fitzpatrick IV a VI)1, contrario a lo que se tendería a pensar.

¿Es frecuente?

Dependiendo del estudio y de la población en la que se mida, la frecuencia varía mucho (¡entre 1 % y 50 %!)1posiblemente debido a los distintos tipos de piel y diferentes grados de exposición al sol según la región. Particularmente en la población latina, un estudio evidenció una prevalencia del 8,8 %2.

¿Cuándo sale?

El promedio de edad de aparición es entre los 20 y los 30 años3,4. Cuando las manchas salen en el embarazo, lo más común es que aparezcan en la segunda mitad y que se vayan en el correr de un año después del parto5. Un dato no menor es que un estudio hecho en 2007 demostró que aplicar FPS 50 todos los días cada 2 horas disminuye las chances de que aparezca melasma durante el embarazo6 (¡créannos que nos encantaría que hubiera una opción menos tediosa!).

¿Qué lo causa?

Es típico asociar a las manchas con la exposición a los rayos UV, y sin duda este es uno de los factores principales que las causan. Tanto la exposición al sol como las camas solares son desencadenantes de melasma. Además, se presume una predisposición genética, ya que 55 % a 64 % de las personas con melasma tienen antecedentes en la familia. Por último, se sabe que las hormonas tienen un rol importante: aumenta la frecuencia de melasma en embarazadas y mujeres que toman anticonceptivos orales o terapia de reemplazo hormonal1. De hecho, el riesgo reportado de desarrollar melasma al iniciar anticonceptivos hormonales combinados es de 8 % a 34 %7

Vale aclarar que no todas las embarazadas tendrán melasma, ni todos los que tomen sol o tengan familiares con esta condición lo tendrán: es la interacción entre los factores lo que termina determinando su aparición.

¿Dónde sale?

Las zonas más frecuentes son tres:
  • en el centro del rostro (frente, nariz y bozo -lo más molesto en general-)
  • en las zonas malares (abajo de las ojeras)
  • y en la zona de la mandíbula
La presentación más típica (50-80%) es en las zonas del centro del rostro. Con menor frecuencia, pueden aparecer manchas también en zonas como cuello, pecho y brazos (melasma extra-facial)1.

¿Qué ocurre a nivel de la piel?

Ocurre una hiperpigmentación que puede ser de la epidermis (capa más superficial), de la dermis (la siguiente capa en profundidad) o mixta1. Tienen algunas diferencias, pero -a grandes rasgos- lo que ocurre es que los melanocitos (células productoras de pigmento) son más grandes y más cargados de pigmento8, lo que se traduce en una mancha marrón que se nota a simple vista.

¿Qué hacer al respecto?

Si bien el melasma es crónico y tiende a ser rebelde y a volver9, hay varias opciones de tratamiento efectivas que vale la pena probar. Estas incluyen productos tópicos (cremas), peelings y otros procedimientos (como láser). Se puede optar por una opción o combinarlas, lo que se recomienda porque ha demostrado dar mejores resultados1. *Hay un pilar fundamental que es común a todas las opciones y que también ayuda a prevenir: la protección UV. Ningún tratamiento contra melasma va a ser efectivo si no nos cuidamos del sol. Así que ese es sin dudas el primer tip a tener en cuenta. ;) También se recomienda dejar los tratamientos con hormonas (como anticonceptivos y tratamiento de reemplazo hormonal) siempre y cuando sea posible.

Tratamientos tópicos:

Hay varios activos despigmentantes que funcionan y suelen ser el tratamiento de elección para empezar. Los más comunes son:

Comentarios