¿QUÉ RESPALDA A NUESTROS PRODUCTOS?

03 Oct , 2018

En cosmética no existe tanta regulación como existe en la industria farmacéutica. Esto lleva a que muchas veces la calidad de los productos y su respaldo dependan de los valores y el criterio de quien los formula y comercializa. Además, siempre hemos hablado de este tema: la FDA no regula muchos términos como “hipoalergénico”, “dermatológicamente testeado” o “cruelty-free”. Debido a esto, es difícil saber qué hay realmente detrás de un cosmético que promete dichas cosas. Para ser claros, un producto puede decir ser hipoalergénico y tener pruebas muy respetables que respalden este claim, o puede haber sido testeado en condiciones cero estandarizadas y poco rigurosas.

Por eso, en TCL nunca nos adheríamos a estos términos y nos concentrábamos en que nuestros productos hablaran por sí mismos. Sin embargo, nuestra expansión desde Uruguay hacia Latam nos llevó a realizar varios estudios (para cumplir con las regulaciones de cada país) que terminaron por dejarnos más que satisfechos y casi queriendo salir a gritar a los cuatro vientos muchos de los claims que siempre evitábamos usar. ;)

¿QUÉ SE TESTEA EN UN COSMÉTICO?

La efectividad de los cosméticos está dada por sus ingredientes y por el modo de formularlos (pH, concentración adecuada, ingredientes sinérgicos, etc.). Por eso, si se eligen los activos adecuados y se formulan correctamente, lo que resta testear una vez que el producto está terminado es su seguridad. Se busca garantizar que el producto no irrite, no cause inflamación y no perjudique la barrera de la piel.

Hay dos formas de testear esto: en animales y en personas. Vale aclarar que los costos de una y otra opción no tienen punto de comparación. Testear en animales es mucho más rápido y económico que hacerlo en personas. Sin embargo, en TCL creemos que testear en animales nunca debió ni siquiera ser una opción. Por eso, elegimos hacer pruebas clínicas y dermatológicas en personas en laboratorios especializados.

¿QUÉ PRUEBAS REALIZAMOS?

Evaluamos varios parámetros de la piel de los participantes antes de aplicar los productos y después:

  • pH
  • Eritema cutáneo (rojez)
  • Pérdida de agua transepidérmica (es decir, disrupción de la barrera de la piel)
  • Imágenes videomicroscópicas de la zona del parche (de la zona en la que se probará el producto)
Las pruebas clínicas que realizamos están enmarcadas en protocolos de investigación y son llevadas a cabo, verificadas y firmadas por un Dermatólogo. Las mismas son:
  • Patch Test Epicutáneo abierto y cerrado con aplicaciones reiteradas en el antebrazo: Implica la aplicación del producto y la posterior oclusión de la zona con un parche, repitiendo esto a diario por una semana y luego evaluando la zona.
  • Test de uso en el cuello: Busca evaluar los efectos del uso más “normal” del producto, e implica el análisis de la piel del cuello luego de uso diario del producto por una semana.

¿QUIÉNES PRUEBAN NUESTROS PRODUCTOS?

Los tests que mencionamos son llevados a cabo por laboratorios que contratan personas que deciden probar este tipo de productos a cambio de remuneración. Es decir, probar la seguridad de cosméticos es un trabajo. Previo a las pruebas, los participantes firman un consentimiento informado que detalla todo sobre el producto y las pruebas a realizar. En el caso de nuestros estudios, se seleccionaron personas de entre 24 y 61 años que fueran usuarios frecuentes de cosméticos. Fue necesario excluir a quienes tuvieran condiciones inflamatorias de la piel y a quienes estuviesen tomando algún antiinflamatorio, entre otros criterios de exclusión.

CLAIMS

Estos estudios y la forma en la que los realizamos hacen que nos sintamos cómodos garantizando que nuestros productos:

  • Están clínica y dermatológicamente testeados
  • Son cruelty-free

Esperamos que la información haya sido útil y, cualquier consulta, ¡estamos a disposición!

The Chemist Look Team

Comentarios